Publicado: 23 de Octubre de 2015

En los últimos años, el empleo de plasma rico en factores de crecimiento en el seno de la medicina regenerativa ha puesto sobre la mesa cómo será la medicina del futuro, una medicina en la que las operaciones y demás intervenciones quirúrgicas se reducirán de manera considerable.

La medicina regenerativa es aquella que estudia la regeneración de tejidos y órganos afectados por enfermedades, traumatismos o el paso del tiempo con el fin de conseguir que estos pueden ejercer de nuevo su función sin tener que recurrir a la cirugía.

Una alternativa a las cirugías y tratamientos invasivos

Es aquí donde el plasma rico en factores de crecimiento juega un papel destacado. Regulado como medicamento de uso humano por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) desde mayo de 2013, el plasma rico en factores de crecimiento, que se extrae de la propia sangre del paciente, se presenta como una alterna dentro de la medicina regenerativa, que apuesta por el desarrollo de tratamientos poco invasivos y terapias biológicas.

Los avances en este campo vislumbran un panorama sumamente interesante cuyos estudios no han hecho más que empezar. Se prevé que el empleo de plasma rico en factores de crecimiento haga disminuir la mayoría de las operaciones relacionadas con enfermedades vasculares y traumatológicas, algunos tan extendidas como la artrosis.

Desde BTI-Biotechnology Institute, centro que ha desarrollado la tecnología Endoret®, se piensa que estos tratamientos permitirán a los pacientes recuperar la movilidad del órgano o tejido afectado mediante su regeneración con lo que, sin lugar a dudas, mejorará su calidad de vida. Incluso, quizá en un futuro no muy lejano, se puedan crear órganos o tejidos nuevos a partir del plasma rico en factores de crecimiento.

Este procedimiento ya ha sido probado en pacientes que presentaban problemas de articulaciones en tobillos y caderas, con resultados bastantes satisfactorios, ya que se consigue ralentizar el avance de la enfermedad, interrumpiéndola en el mejor de los casos. Se ha constatado cómo, en menos de una semana, hay casi el doble de células más actuando en la zona tratada con plasma rico en factores de crecimiento, células que están regenerando el área afectada, emulando la función fisiológica de reparación que se produce en los tejidos.

La inclusión de los tratamientos con plasma rico en factores de crecimiento en la sanidad pública

Cada vez son más los centros privados que ofrecen este tratamiento de medicina regenerativa para tratar enfermedades articulares o accidentes. Los especialistas esperan que, de aquí a unos años, se extienda su uso a los centros públicos, donde permitirían ahorrar en el tratamiento de patologías que resultas más costosas, por cuanto a menudo conllevan la hospitalización del paciente, la inserción de prótesis y el empleo de analgésicos y antiinflamatorios.

Se estima que su uso en el seno de la sanidad pública podría abarcar campos tan dispares como la dermatología, la medicina estética y deportiva, la oftalmología y la reumatología, además de tratarse enfermedades traumatológicas y cardiovasculares, por lo que, además de aumentar la calidad de calidad de vida de los pacientes de un modo completamente biológico, el ahorro económico sería bastante notable.