Tel: 94 405 47 22 -

El origen del uso estético del botox

El origen del uso estético del botox

Tal y como demuestra el uso del tratamiento con botox en Getxo, esta terapia estética se ha universalizado. ¡Gente de todo tipo acude al bótox sin mayor problema! Casi parece que está con nosotros desde siempre.

Pero este tratamiento de rejuvenecimiento también es joven. El descubrimiento de la toxina botulínica se dio a finales del siglo XIX, y se investigó y experimentó durante todo el XX en el ámbito de la medicina. Pero no fue hasta el último tercio del siglo pasado que se descubrió su potencial en el campo de la estética. Eso sí, desde que se desveló su magia, el uso del bótox no ha dejado de crecer. ¡Lógico! Es cómodo y no requiere intervención quirúrgica ni posoperatorio, como puede contarte cualquier persona que se haya sometido a un tratamiento de botox en Getxo.

Entonces, ¿cómo se convirtió una sustancia de uso médico en un aliado para combatir los signos del envejecimiento? El responsable es el oftalmólogo estadounidense Alan Scott, que en los años 70 experimentaba con el uso de la toxina botulínica en la corrección del estrabismo. El bótox resultó ser una herramienta magnífica contra el estrabismo, ya que además de ser efectivo no implicaba intervención quirúrgica.

En 1987 empezó una nueva era para los tratamientos de rejuvenecimiento de la piel, cuando la doctora Jean Carruthers pinchó con bótox a un paciente en el lugar equivocado. ¿El resultado? Una sorprendente desaparición de las patas de gallo y las arrugas del entrecejo. Ella y su marido investigaron este efecto del bótox durante 3 años, y en 1990 presentaron un estudio a la Academia Americana de Dermatología.

Puedes suponer las consecuencias: el uso del bótox aumenta de manera imparable desde entonces. En Clínica De Estética Leioa nos consideramos herederos de este descubrimiento del que ya se han beneficiado millones de personas de todo el mundo. ¿Quieres decirle adiós a tus arrugas?

haz clic para copiar mailmail copiado